lunes, 21 de marzo de 2011

Cuando la sirena suena!

Van cerrando la puerta, el telón se cayó
Y la obra del hombre al fin te sacudió.
Es un trago dificil que vas a tomar
La locura prosigue a pesar del vendabal. 
Puede la estampida atropellar
pueblos que algún día gritarán
Sueña, vuela con alas de libertad
Hasta ser libre. 
(Hasta ser libre, O´Connor)

No la gané en un concurso de televisión y mucho menos por regalarle un anillo de poder. Tampoco fue por el suéter, el jean o las llantas. Fue por la mirada descansada y la parla congelada.
Ahora se da vuelta en la cama y es la persona más triste de la comarca. Por la mañana se parará al borde de la pileta y abrazará los libros viejos, los besará con sus labios de amor frío.
Porque, yo soy como el Guanaco, corro 50 km/h para sobrevivir.

No hay comentarios.: